CONSULTAS GRATIS (702) 553-1000 No paga nada hasta que ganemos.

De noche

De acuerdo a los datos publicados por el Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI), un número desproporcionado de accidentes automovilísticos fatales ocurren por la noche . Esto se adjudica principalmente al hecho que la capacidad del cerebro para procesar información es más lenta cuando hay objetivos con bajo brillo y bajo contraste. Los estudios también han revelado que este tiempo de reacción más largo se traduce en distancias de frenado más largas. Desafortunadamente, incluso quienes tienen mala vista y son conscientes de sus limitaciones, eligen conducir de noche, lo cual puede tener consecuencias trágicas para otras personas en el camino y que corren el riesgo de sufrir graves lesiones. Si usted se lesionó en un accidente de noche y cree que los bajos niveles de luz causaron el choque, debe contemplar ponerse en contacto con un abogado experimentado en accidentes automovilísticos que pueda ayudarlo a presentar un reclamo contra la parte culpable.

Manejo nocturno y estadísticas de lesiones

Aunque la mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado tanto a conducir que lo hacemos sin pensar, sin embargo operar un vehículo es en realidad una tarea compleja que requiere la capacidad de adaptarse a entornos en constante cambio. Esta capacidad de reaccionar rápidamente puede verse afectada por una variedad de factores, incluida la iluminación. En efecto, varios estudios han revelado que el número y la gravedad de los accidentes automovilísticos, en promedio en diferentes tipos de carreteras, se duplica por la noche. El riesgo es aún mayor en carreteras sin iluminación, ya que la gravedad de las lesiones es casi tres veces mayor en este tipo de entornos.

¿Por qué es más peligroso manejar de noche?

Existen dos tipos de foto receptores en el ojo, conocidos como bastones y conos. Aunque ambos son responsables de transmitir información visual desde el ojo al cerebro, el primero, que tiene capacidades más limitadas, solo procesa imágenes de bajo contraste con poca luz, mientras que el segundo opera a niveles de luminancia más altos y es responsable de procesar la percepción de movimiento y otra información compleja. Debido a la falta de luz por la noche, las imágenes de bajo contraste se procesan más lentamente, por lo que es mucho más probable que un conductor subestime la velocidad de otros automóviles. Esta incapacidad para procesar la percepción del movimiento puede conducir a tiempos de reacción reducidos y distancias de frenado más largas. Aunque la iluminación artificial reduce estos problemas, no los elimina.

Riesgos para adolescentes

Según un estudio nacional de diez años publicado en 2010 , conducir de noche, aunque es peligroso para todos, es el riesgo más peligroso que un conductor adolescente puede atravesar. De hecho, conducir de noche tiene más posibilidades de causar la muerte de un conductor adolescente que acelerar, no utilizar el cinturón de seguridad o beber. Esto se debe en parte a la inexperiencia del conductor y a los tiempos de reacción más lentos, así como la mayor probabilidad que los adolescentes conduzcan mientras estén cansados o distraídos.

Obtenga la representación legal que usted se merece

Si se lesionó en un accidente por manejar por la noche en Las Vegas, Nevada, usted puede calificar para recibir una indemnización, especialmente si la parte culpable sabía que ya sufría de un problema de la vista. Sin embargo, antes de continuar con un reclamo, le conviene hablar con un abogado para obtener asistencia.